Desde 2008, la crisis económica ha generado en Europa más de 25 millones de desempleados. El espíritu emprendedor es un potente motor del crecimiento económico, de creación de empleo y un instrumento para mejorar la empleabilidad. Europa necesita más empresarios. Alrededor de un tercio (37%) de los trabajadores europeos prefieren trabajar por cuenta propia, mientras que en Estados Unidos y China estos datos aumentan hasta más del 50%.

El proyecto “Incubadora Europea de Ideas Empresariales” tiene como objetivo ayudar a personas en desempleo, especialmente estudiantes y adultos, a adquirir y desarrollar las habilidades y competencias necesarias para impulsar su empleabilidad, convirtiendo sus ideas de negocio en empresas reales.

Ocho socios de seis países europeos trabajan para crear un innovador Modelo europeo de Formación para el Emprendimiento dirigido especialmente a grupos desfavorecidos, para desarrollar las habilidades que les permitan iniciar con éxito o fortalecer un negocio, una serie de herramientas de formación, aprendizaje y evaluación, y un curriculum formativo para desarrollar su idea de negocio y ponerla en práctica.

El proyecto creará una red para la transferencia de buenas prácticas e ideas empresariales, para desarrollar la cooperación europea, para fomentar y apoyar a las iniciativas empresariales mediante la información, el asesoramiento, la asistencia personalizada y aprovechando las oportunidades y recursos del aprendizaje online.